Inicio / Noticias & Publicaciones / Otras Publicaciones /

Previo-contenido1910

TEMPLO CHAVÍN

El Templo Viejo tiene una arquitectura en forma de U. Tiene unas galerías subterráneas con celdas que contienen nichos en las paredes y clavas salientes, y en el centro se ubica el Lanzón Monolítico.

El Templo Nuevo tiene una arquitectura más amplia y está precedido por el Pórtico de las Falcónidas, que es la portada del Templo de Chavín de Huántar. Este santuario se une con la Plaza Hundida en cuyo centro, se cree, se encontraba el Obelisco Tello.

El Templo Chavín de Huántar fue construido en dos etapas: El Templo Viejo (900 – 500 a.C.) y el Templo Nuevo (500 – 200 a.C.).

TEMPLO CHAVÍN

El Lanzón Monolítico es una escultura perteneciente a la Cultura Chavín. Fue descubierto por el investigador Julio C. Tello, antropólogo peruano, denominándola lanzón por su forma de lanza y representa una divinidad suprema de la cultura Chavín.

Es una escultura una sola pieza hecha de granito. Tiene un tamaño de 4.53 metros de altura y está ubicado en un sector de las galerías del Templo Viejo.
Tiene características antropomorfas, un rostro con colmillos de felino, y brazos, piernas, orejas y los cinco dedos (de pies y manos) de humanos. Simbólicamente, y por su posición a modo de una columna vertebral de piedra, se presume que el Lanzón era en la Cultura Chavín el mediador entre el cielo y la tierra.

Tiene características antropomorfas, un rostro con colmillos de felino, y brazos, piernas, orejas y los cinco dedos (de pies y manos) de humanos. Simbólicamente y por su posición a modo de una columna vertebral de piedra, se presume que el Lanzón era en la Cultura Chavín el mediador entre el cielo y la tierra.

Es una escultura una sola pieza hecha de granito. Tiene un tamaño de 4.53 metros de altura y está ubicado en un sector de las galerías del Templo Viejo.

El Lanzón Monolítico es una escultura perteneciente a la Cultura Chavín. Denominado lanzón por su forma de lanza, además de representar una divinidad suprema de la cultura Chavín.

LANZÓN MONOLÍTICO

El obelisco Tello es la figura más compleja de la cultura Chavín. Fue descubierto por Trinidad Alfaro en 1907, pero fue el investigador, Julio C. Tello, el primero en investigarlo, dándole la importancia que tiene hoy en día, por lo que fue bautizado con su nombre. Se cree que representa una divinidad religiosa.

Es una escultura hecha a base de granito de corte trapezoidal. Tiene una altura de 2.52 metros y un ancho de 32 centímetros. La escultura tiene la unión de dos caimanes que poseen labios gruesos y aguzados dientes que salen de su boca. Tiene forma de prisma y esculpido en sus cuatro caras, en cuya superficie se pueden visualizar hombres, aves, serpientes, felinos y plantas propias de Chavín.

La escultura tiene la unión de dos caimanes que posee labios gruesos y aguzados dientes que salen de su boca. Tiene forma de prisma y esculpido en sus cuatro caras, en cuya superficie se pueden visualizar hombres, aves, serpientes, felinos y plantas propias de Chavín.

Es una escultura hecha a base de granito de corte trapezoidal. Tiene una altura de 2.52 metros y un ancho de 32 centímetros.

El obelisco Tello es la figura más compleja de la cultura Chavín. Se cree que representa una divinidad religiosa.

OBELISCO TELLO

Las cabezas clavas son esculturas que representan cabezas de transición humana a seres míticos. Se hallaban empotradas en forma horizontal y equidistante en los muros en lo alto del Templo de Chavín de Huántar. Actualmente, el Museo Nacional de Chavín guarda unas 100 cabezas clavas.

Se denominan clavas pues cada cabeza escultórica tiene una espiga o estructura alargada en su parte posterior, la misma que servía para fijarla en las cavidades de las paredes, a manera de clavos.

Son de diferentes formas y dimensiones. En su mayoría tienen rasgos humanos en diferentes mezclas con animales feroces, tales como felinos y aves de rapiñas.

Se denominan clavas pues cada cabeza escultórica tiene una espiga o estructura alargada en su parte posterior, la misma que servía para fijarla en las cavidades de las paredes, a manera de clavos.

Son de diferentes formas y dimensiones.

En su mayoría tienen rasgos humanos en diferentes mezclas con animales feroces tales como felinos y aves de rapiña.

Las cabezas clavas son esculturas que representan cabezas de transición humana a seres míticos. Actualmente, el Museo Nacional de Chavín guarda unas 100 cabezas clavas.

CABEZAS CLAVAS

Slider
logo