Antamina en la Historia
Usted está aquí: Inicio / Quienes Somos / Antamina en la Historia

Antamina en la Historia

La palabra quechua “anta” significa cobre y da origen a “Antamina”, o mina de cobre. Los antiguos peruanos ya conocían las propiedades de este mineral y lo extraían al igual que otros metales.

Hacia 1860, el sabio ítalo-peruano Antonio Raimondi visitó la provincia de Huari y conoció el yacimiento de Antamina, documentando sus propiedades en su obra cumbre “El Perú”. El yacimiento quedó en el olvido durante décadas y no es hasta 1952 cuando Antamina se integró a la cartera de exploración de proyectos mineros de la Cerro de Pasco Mining Company.

El entonces gobierno militar del Perú asumió su propiedad en 1970. Sin embargo, las condiciones políticas inestables hicieron inviable la inversión. Desde 1973, Minero Perú administró el yacimiento Antamina e hizo estudios conjuntamente con la firma rumana GEOMIN, que lo exploró durante 15 años, acumulando sólo 12 kilómetros de perforación diamantina. Se estimó un total de 120 millones de toneladas de reservas para una planta de 25,000 toneladas métricas por día.

En 1996, luego de un proceso de privatización, el yacimiento fue adquirido por las mineras canadienses Rio Algom e Inmet, las mismas que, luego de una intensa exploración de sólo 11 meses, totalizaron 118 kilómetros de perforación diamantina, calculando esta vez sus reservas en 500 millones de toneladas. De esta manera, incrementaron la capacidad de tratamiento a 70,000 toneladas métricas por día.

Los inversionistas que ganaron la licitación formaron Compañía Minera Antamina S.A. Después de un proceso de dos años de exploraciones y tres años de construcción de su complejo minero, la empresa inició sus operaciones de prueba el 28 de mayo del 2001. Cinco meses después, el 1 de octubre del mismo año, Antamina comenzó a producir comercialmente concentrados de cobre y zinc, y otros subproductos.

La ceremonia de inauguración oficial de las operaciones se realizó el 14 de noviembre del 2001, contando con la presencia del entonces Presidente Alejandro Toledo Manrique.